Archivo mensual: junio 2014

Baby Led Weaning, o mejor dicho: el bebé come por sí mismo.

baby-weaning-cc

Desde hace un tiempo se está extendiendo una modalidad de alimentación llamada “Baby-led Weaning“:  los bebés son capaces de alimentarse por sí mismos.

Se podría decir que es la “introducción de la alimentación complementaria guiada por el bebé”, o lo que es lo mismo, que el niño adopte la alimentación complementaria en base a sus necesidades y gustos, poniendo a su alcance alimentos adecuados a nivel nutricional y variados, para que ellos elijan qué y cuánto comer.

Ventajas

  • Los niños aceptan mejor las diferentes texturas y sabores, tienden a aceptar más alimentos y sus menús son muy similares a los de los adultos. Esto es porque además de fijarse en el sabor, la temperatura y la textura por la boca, pueden fijarse en el color, en la forma, en el tacto, en la temperatura al tocarla, en qué pasa cuando golpeas los alimentos contra la mesa, etc.
  •   Comen a demanda, la cantidad que sus cuerpos les piden y eligen el alimento que puede aportar más según los requerimientos nutricionales de cada momento.
  • Como es su propia curiosidad la que les lleva a probar alimentos, son ellos los que deciden qué y cuánto comer, qué les gusta y qué les disgusta y se fomenta la autonomía de los bebés.
  • Al comer los alimentos por separado, conoce todas sus características de forma aislada, así el plátano sabe a plátano, los guisantes a guisantes y la carne a carne. Con las papillas, en cambio, deben asimilar un sabor extraño que probablemente no volverán a probar jamás.

 

  •  Pueden comer lo mismo que comen los adultos, por lo que puede sentarse a la mesa con ellos y ser uno más. De esta manera no hace falta tener que andar con papillas de aquí a allá, podemos ir como invitados a comer sin tener que preparar nada y en caso de urgencia podemos comprar un plátano o alguna otra cosa para que se la coman.

 

  • Los niños no se acostumbran a las papillas y triturados (textura que los adultos no solemos utilizar) y se aprovecha el periodo que hay entre los 6 y los 12 meses (aproximadamente) en que tienen una curiosidad impresionante hacia cualquier cosa. Pasado ese momento van perdiendo las ganas de aprender y probar cosas nuevas y es más probable que se acostumbren a los triturados y que lleguen a una edad más avanzada sin querer probar trozos y queriéndolo comer todo en papilla.

 

Desventajas

  •  No todos los alimentos pueden ofrecerse de este modo a los niños. En caso de que algún niño precise algún tipo de alimento concreto (normalmente en caso de necesitar una dieta especial por algún tipo de patología) puede hacerse una papilla en una de las tomas para añadir aquellos alimentos necesarios.

 

  •   En el caso de bebés sanos, la leche es el alimento principal hasta el año, por lo que no importa demasiado que no coma ciertos alimentos.

 

  • Otra desventaja es lo que hace tres párrafos era una ventaja, que es una manera de comer sucia, muy sucia. El bebé come con las manos y mordisquea y succiona los alimentos. Todo ello hace que él mismo, la ropa y la trona acaben llenitos de comida.
  •  Provoca desconfianza:  es normal que a veces hagan alguna arcada e incluso que se atraganten, pues están aprendiendo (con las papillas también suele suceder al principio), muchas madres recelan o no se atreven a alimentar a sus hijos de esta manera. Lo ideal es ofrecer de inicio los alimentos de una manera más bien asequible y a medida que veamos que están más preparados se les puede ir dando comida más sólida.

 

Conclusión

Con mi hija, lo probamos. Y nos fue genial, y no solo por que dejamos atrás el stress y la perdida del tiempo de perseguirla con la cuchara, sino por que es una manera especial de que ella conozca el mundo de la alimentación a su manera.
Al día de hoy tiene casi 5 años, come de todo, y sin problemas.
Recomiendo que lo prueben.

 

 

Anuncios